viernes, 6 de mayo de 2016

Puso un anuncio en el periódico buscando esposa (y la encontró): su hijo fue Benedicto XVI


Corría el año 1920 cuando un oficial de policía publicó en el diario católico local Altoettinger Liebfrauenbote ("Correo de Nuestra Señora de Altotting") un anuncio buscando esposa. El anuncio decía:
“Modesto funcionario del Estado, soltero, católico, de 43 años, con derecho a pensión, quiere contraer matrimonio con una muchacha católica, que sepa cocinar y a ser posible coser, con patrimonio”.
El anuncio, sin embargo, no fue suficiente por lo que unos cuatro meses después publicó otro en el que cambiaba lo de "modesto funcionario" por "funcionario medio". Esta vez el policía tuvo mejor suerte y fue contactado, según revelaría el periódico alemán Bild am Sonntag en 2006 a los hermanos Ratzinger, por María Rieger, quien un día llegaría a dar a luz a tres niños: María, Georg y Joseph. Los dos últimos serían sacerdotes, uno de ellos, el último, es Benedicto XVI. María, la hermana, consagró su vida a servirlos.