martes, 25 de noviembre de 2014

La crisis que cambió al Papa Francisco (según Newsweek)


Comparativamente hablando, en 2014 se han dedicado menos portadas al Papa Francisco en relación a las que se le dieron a finales de 2013. No obstante, hay publicaciones como Newsweek que han querido dársela. El hecho no tendría más relevancia de no referir lo que refiere.

Ya el título encierra en buena medida lo que pretende mostrar (forzadamente) a lo largo del amplio artículo: que al papado ha llegado un hombre tan bueno, tan bueno, que la fe es lo de menos a la hora de ser Papa. De esta forma, con ejemplos reinterpretados, apuesta por decir que Francisco prefiere más a la gente que a los dogmas. Naturalmente se trae a colación el sínodo extraordinario sobre la familia de octubre de 2014 y se le da una lectura «aperturista» en temas como la comunión a divorciados recasados y los gays en los que, por cierto, él no se pronunció.

Es cierto que el artículo también trata algunos otros temas desde una perspectiva más serena (por ejemplo la reforma de la curia romana) pero no deja de poner algunos adjetivos que hacen dudar de si el objetivo es mostrar a un Papa mártir en medio de lobos o exactamente qué.

En otro momento Newsweek se aventura a introducirse en la teología (ámbito que, según se sabe –y se ve–) no es el suyo. Además de presentar benévolamente la teología de la liberación vincula al Papa, tanto antes de serlo como ahora que lo es, como afín y promotor de esa ideología.

En los diferentes episodios la revista va mezclando momentos biográficos con supuestos signos de cambio en el pontificado del primer Papa argentino y en relación con los precedentes. En ese sucederse de mezclas terminan haciendo un licuado que finaliza presentando esa experiencia de discernimiento interior ciertamente referida por Jorge Mario Bergoglio como experiencia análoga ahora que la misma persona ha llegado al Vaticano para, según cavilan, transformarlo todo en aras de dejar atrás el conservadurismo que Newsweek identifica no sólo con apego a la doctrina sino también con un «estar contra los pobres». De esta forma, con un supuesto Papa de la liberación la doctrina social católica es presentada como lo que no es.

En síntesis se puede decir que no era necesario gastar tantas hojas digitales para poner en crisis al Papa presentándolo no como es sino como a la revista le gustaría que fuera.