domingo, 5 de octubre de 2014

Papa Francisco pone claras las cosas y dice para qué no servirá el sínodo sobre la familia

Con la misa presidida por el Papa Francisco la mañana del domingo 5 de octubre en la basílica vaticana ha dado inicio el sínodo extraordinario sobre la familia.

Ya he podido ofrecer un amplio análisis sobre cuestiones relacionadas al sínodo y cómo una de ellas, la impresión generalizada en la opinión pública de que lo que se va a debatir es si dar o no la comunión a los divorciados que se han vuelto a unir a otras personas al modo del matrimonio, está formando expectativas que no deberían ser. Dado que el ir y venir de opiniones de cardenales ha alimentado el bullicio me parece interesante resaltar lo que el mismo Papa ha dicho en su homilía acerca de lo que no va a ser el sínodo:
Las Asambleas sinodales no sirven para discutir ideas brillantes y originales, o para ver quién es más inteligente... Sirven para cultivar y guardar mejor la viña del Señor, para cooperar en su sueño, su proyecto de amor por su pueblo. En este caso, el Señor nos pide que cuidemos de la familia, que desde los orígenes es parte integral de su designio de amor por la humanidad.
Dado que la homilía no es muy larga les animo a leerla toda (la pueden encontrar en este enlace). El Centro Televisivo Vaticano también ha hecho un video-reportaje breve con una síntesis de la homilía en español:



La tarde-noche del sábado 4 de octubre hubo una masiva vigilia de oración en la plaza de san Pedro para pedir por el buen desarrollo y fruto del sínodo. Hay otro video-reportaje en español:



Finalmente un video explicativo sobre qué es un sínodo por si alguno no lo supiera aún: